....

3/10/17

Te hago una propuesta...



Enséñame lo bonito de la vida. Lo que se esconde tras una sonrisa. Aquello que hace que te despiertes con la fuerza de un huracán y contagies energía. Enséñame lo que hay tras esa mirada que se pierde en el infinito, disfrutando de todo aquello que ve.

Dime cómo disfrutas del olor de la lluvia… aunque te cale hasta los huesos. Cómo la hierba mojada es tu mayor placer.

Recuérdame lo bonito que es todo no que solo se vea lo negativo. Dime una y otra vez que todos pasamos por tormentas, pero que igual que llegan se van. No me dejes ahogarme en mis penas y que me abandone a mi misma cuando la tristeza intenta convencerme de que la única alternativa que me queda es la queja.

Debo disfrutar de cada abrazo, de cada mirada, de cada beso. La felicidad se esconde en cada rincón y se muestra en cada pequeño acto de amor.

Enséñame lo bonito que es ver la vida en color, cuéntame el truco que hacer para dejar de ver el mundo negro y convertirlo en multicolor. Dime algo para verlo todo de manera distinta y que lo que llevo conmigo, eso que arrastro, no pese tanto.

Ayúdame a dejar de pensar en aquello que me duele y me rompe, en aquello que anda mal a cada instante. Como si la vida fuera un absoluto fracaso que se amontona sobre mi espalda y me llena de desesperación.

Recuérdame lo bonito que tienen las nubes, aunque vuelvan tímido al sol. Avísame cuando me olvido y no saboreo los detalles que hay a mi alrededor.



Grítame si hace falta. Repíteme una y otra vez que lo bonito de la vida puede ser todo porque siempre está en nuestra mano elegir el sentido de aquello que ocurre. Todos caemos, todos nos levantamos, pero solo algunos saben obtener algo positivo de aquello que los derribó.


 Mira alrededor, eres tú la que haces tu propio camino, eres tú la dueña de tu destino.

Enséñame a no rendirme y a confiar en mi valor….

Porque lo bonito de la vida, de cada latido, es aprender lo bueno de aquellos que te rodean. Aceptar lo malo que llega, ya sea para cambiarlo o para integrarlo en mi historia de una manera que no me dañe. Sonreír ante todo lo que se pueda o intentarlo, porque el intento ya en sí merece la pena. Y vivir, vivir sin miedo hasta quedarte sin aliento. Finalmente, recuérdame que para apreciar lo bueno tengo que atreverme a soltar tu mano y apreciar todo aquello que me has enseñado.


gracias@lamenteesmaravillosa

4 comentarios:

  1. Ayudame, recuerdame, enséñame a ser feliz.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Muy profundo y bello lo que expresas.

    Una maravillosa reflexión


    Un beso y mis mejores deseos.

    ResponderEliminar
  3. Pero de nada servirá si no se dan los pasos para lograrlo.

    Saludos, Patty.

    ResponderEliminar
  4. Excelente propuesta.
    En las cosas sencillas de lo cotidiano, hay un mundo por descubrir y disfrutas.
    Un gusto conocer tu espacio.
    Cariños.

    ResponderEliminar

Agradezco de todo corazón tu visita y sobre todo tus comentarios, besos :*