....

27/2/17

Cosas que una encuentra en esos caminos de red (interesante)

¿QUÉ FUE LO QUE TE HIZO ENGORDAR?



Ni una alimentación deficiente, ni la falta de ejercicio han provocado tus kilos de más.
Lo que te hizo engordar fue el miedo, el sentimiento de abandono, la falta de amor, la desvalorización, la falta de protección todo esto lo expresaste en impulsos inconscientes, y ellos se manifestaron como hábitos alimenticios deficientes.

Ten en cuenta que la finalidad de las experiencias dolorosas no es perdurar, sino enseñarnos su lección y luego disolverse… Sin embargo como tu sistema de drenaje emocional está averiado, has tratado, inconscientemente, de deshacerte de esos pensamientos y sentimientos por medio de la digestión, diciendo:

SI NO PUEDO PROCESAR MI TRISTEZA, QUIZÁ ME LA PUEDA COMER, SI NO PUEDO PROCESAR MI IRA, QUIZÁ SEA CAPAZ DE ENGULLIRLA….

Ese exceso de peso desaparecerá cuando esa niña interior que aún vive en el cuerpo del adulto, creciendo a través de la grasa, para ser reconocido y protegido por el adulto y se de cuenta que el miedo pertenece al pasado y que ahora esta a SALVO…

Esa niña interior dejará de crecer en forma de grasa corporal…
Quiero que sepas que la grasa es una expresión física de tu necesidad de poner distancia con los demás, esta grasa ha sido un muro para protegerte, una barrera, que tú misma has creado.
Te propongo que derribes los ladrillos de ese muro de grasa, para así darle paz y libertad emocional a tu niña interior…

Esos ladrillos hoy, ya no te sirven, esos ladrillos que tienen nombre y se llaman: Vergüenza, Rabia, Miedo, Rencor, Injusticia, Protección, Separación, Agotamiento, Estres, Complejo de inferioridad.

La grasa que te quitas de encima había penetrado en tu consciente antes de acumularse en tu cuerpo y cuando el peso desaparezca de tu mente, abandonará también tu cuerpo.


Qué opinan?

4 comentarios:

  1. Pues creo que tiene algo de verdad este artículo, al menos leyéndolo encuentras palabras alentadoras que te levantan el ánimo y te dan ganas de seguir.

    ResponderEliminar
  2. Procuro echar todo fuera, esa nubes gordas, esas tormentas y si he de engordar que sean por sensaciones vitales. Buena semana!!!

    ResponderEliminar
  3. Ya ves, a mí me ocurría todo lo contrario, en los momentos difíciles, en esos en que el trauma es tan grande y el vacío que deja la pérdida crees que nunca lo vas a superar...
    Reconozco mi falta de ánimo y de interés, pero junto con ello también había una pérdida de apetito que ni yo misma me reconocía al mirarme al espejo.
    Todo pasa, amiga mía, y el tiempo es el mejor bálsamo para cicatrizar heridas.
    Cariños en el corazón.
    kasioles

    ResponderEliminar
  4. Cómo estás, Patty.

    Me gustó tu entrada.

    Que complicado se vuelve de pronto este tema para algun@s amig@s.

    Un gusto estar en tu blog.

    Que tengas buen día.

    ***

    ResponderEliminar

Mil gracias por tu visita a este faro, que la única meta que tiene es un poco diversión y compañía :D