....

24/7/17

Volvemos a este faro amado ♥

Y en algún momento deja de ser importante lo que alguien más diga de nosotros



Que las personas comenten de otras personas, es una actitud tan normal, que hemos aprendido de alguna manera, a no dejarnos afectar por ciertos comentarios de nuestra persona, especialmente, cuando no hacen algún aporte beneficioso a nuestra vida, sino que por el contrario, tienen un matiz negativo y hasta destructivo.

Creer lo que se dice de nosotros, no se trata de saber o no que lo que se ha dicho es cierto o falso, se trata del efecto que causa en nosotros, en nuestra vida. Le damos credibilidad a lo que se dice de nosotros, en la medida en que nos afecta, en que sentimos la necesidad de desmentir y en la medida en la que lamentamos perder relaciones o cercanías con aquellos que terminan por creerse lo que dicen y no se ocupan de buscar veracidad en lo que ha llegado a sus oídos.

Debemos mantener nuestra mente clara y serena que hablen quiénes quieran, esto es inevitable, que digan y dejen de decir, basta con no creer y con no ser parte de este correr de las palabras, no es necesario incorporar a nuestra vida y a nuestros pensamientos, cosas tan inútiles como lo son los comentarios destructivos, no sabemos además a ciencia cierta, la capacidad de predisponernos que tiene un comentario.


Pon cada cosa en su lugar, y no gastes ni tiempo ni energía en aclarar lo que no necesita ser aclarado, ni sobre tu persona, ni sobre la persona de alguien más. Cuando te veas involucrado en comentario alguno, apuesta a la confianza de que aquel que le afecte de alguna manera lo que se dice de ti, tendrá la sensatez o de preguntarte directamente o de no hacerse eco de lo dicho.

5 comentarios:

  1. Hola Patty un gusto saludarte de nuevo y con una reflexión muy inteligente. Creo que lo que dices de mantener la mente clara y serena, es la clave para que los comentarios los sepamos poner en el lugar correcto. Un gran abrazo desde España.

    ResponderEliminar
  2. Hola Patty.
    Deberíamos de pensar y creer que recordáramos que somos merecedores de lo mejor, y que cualquier decisión importante que tomemos, si va en contra de nuestro crecimiento, es indigna de nosotros. Todos merecemos que nos quieran y que nos traten con respeto, aunque siempre habrá quien no lo haga.


    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  3. "Habla mal, que algo queda". Eso es lo malo.
    Ahora, quienes de verdad te conocen sabrán y ellos son los realmente importantes.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Lo importante es que hablen de uno aunque sea mal.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Agradezco de todo corazón tu visita y sobre todo tus comentarios, besos :*