....

12/10/17

Nunca es tarde para darnos cuenta...

Mis queridos amigos y vecinos blogueros, quiero compratir este testimonio con ustedes, hace unos días una periodista de un canal de tv muy reconocido (y ella también) denunció a su pareja un gran economista, catedrático de una prestigiosa universidad de mujeres, político y muy profesional, de maltrato físico y psicológico.
Nos dejó estupefactos, casi sin habla que una linda chica y tan inteligente haya sufrido esta lacra de abuso que nos acosa a todas en TODAS las partes del mundo.
Lo muestro para que leas, nunca está demás compartir estos testimonios que nos dan fuerza y valor para tom,ar el toro por las astas y decir NI UNA MENOS!!!
Buen fin de semana, muchas gracias por sus visitas y comentarios.




“Las mujeres tenemos que cerrar filas contra esta epidemia de maltrato y abuso”.

“¿Somos malas mujeres por no dejarnos matar y denunciar a nuestros agresores?”

Soy una mala mujer porque lo denuncié. Mala mujer porque no consideré su carrera, su trabajo, su pluma, sus aspiraciones políticas. Soy una mala mujer porque no pensé en su familia. Mala mujer porque no acepté que me siga golpeando, escupiendo, insultando, controlando. Soy una mala mujer porque abrí la puerta de mi habitación y me senté en una comisaría. Mala mujer porque sobreviví para contarlo.

Los casos seguirán apareciendo mientras campee la impunidad. Mientras el agresor se sienta protegido por el sistema. Un sistema que mide el daño causado por los días de incapacidad que te da el Instituto de Medicina Legal. ¿Y el daño psicológico? Cómo mides el daño emocional, las pesadillas, los ataques de ansiedad, el perder las ganas de comer, el quedarte en vela noches enteras porque cerrar los ojos le abre la puerta a los recuerdos.

El pegalón sistemático sabe dónde golpearte, las partes del cuerpo donde es más difícil dejar moretones o marcas. No es tonto. Planifica. Trabaja meses, años, dinamitando tu autoestima, aislándote de tu familia y amigos. Aquellos que detectarían las señales de alerta ya no están cerca para cuidarte. Y cuando ataca, te abruma la vergüenza, el miedo. Si eres figura pública, peor. Olvídate de tu privacidad. Tendrás que soportar que te tilden de todo.

Pero el miedo y el qué dirán no pueden paralizarnos. Más miedo nos debe dar nuestro verdugo, aquel que se sabrá empoderado con tu silencio y la próxima te dará más duro, con más ganas. Porque tu llanto lo excita, tus gritos lo inspiran. Y no lo dudes, eventualmente te matará.



gracias@elcomercio 

11 comentarios:

  1. Es labor de todos acabar con esta lacra. Y la denuncia es el primer paso y fundamental.
    Buena idea darle visibilidad, Señora Condesa


    ♥ ♥ ♥

    ResponderEliminar
  2. Como hombre, pero sobre todo como persona me avergüenzo de esta lacra que se extiende a nivel mundial. Tantos avances en tecnología y tanto retraso en humanidad, me ponen los pelos de punta. Solo en la educación y en este tipo de mensajes como el que haces hoy Patty, está una posible corrección a esta lacra.
    Un abrazo y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  3. Se presenta en todos los niveles, esferas, grupos, razas, edades y sexos. Los hombres también son maltratados.
    La vergüenza, el miedo, la baja autoestima, son cómplices. Es muy difícil ayudarlos en lo individual, por lo general quien es maltratado no pide ayuda y no permite la ayuda, es muy complejo.
    Se puede tener un alto grado de escolaridad y ser inteligente en muchas áreas, pero no tener inteligencia emocional, como el caso que expones. Abundan casos así, de mujeres muy realizadas en el área profesional y con su autoestima hecha pedazos. Muchas veces creen que con amor su pareja va a cambiar y eso no es así. Solo amplían lo enfermizo de la relación. Lo necesario es atención psicológica inmediata.
    Besos de anís, Ojalá que nunca nadie te toque con violencia y si acaso fuera, que a tiempo huyas, te pongas a salvo y busques ayuda.

    ResponderEliminar
  4. Es muy lamentable lo que está sucediendo.

    Muy bueno tu escrito sobre un tema tan dramático.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Hay un maltrato silente que no por ser silencioso hace el mismo daño: el verbal.
    Buen fin de semana!!!

    ResponderEliminar
  6. A pesar de que cada día hay más denuncias de mujeres valientes que se atreven a hacerlo sobre las agresiones que reciben, aún queda mucho por hacer, es una lacra que está implantada por todo el mundo, habría que cambiar mucho las leyes y que estos cobardes maltratadores tuvieran el castigo que se merecen. Un tema muy espinoso Patty.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Que buen escrito has hecho,esto pasa en cada rincón del mundo,muy triste,abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  8. Las leyes deberían penar de forma más contundente a estos hijos de p..., y proteger de forma más efectiva a las víctimas. No podemos dejar pasar, un día más.
    Querida amiga, hay que remover conciencias, y con esta entrada, tu lo consigues. Gracias.
    Besos, Patty.

    ResponderEliminar
  9. Cada día esta, llamémosle lacra va creciendo, que es lo que está sucediendo? ocurre en todas las clases sociales, las/os no denuncian y tantas otras veces por vergüenza y miedo a ser señaladas callan…Hay que ser valientes y denunciar, pero les anulan su personalidad y hacen que se sientan culpables…

    Un fuerte abrazo Patty

    ResponderEliminar
  10. Como ser humano y como mujer, me enferma esta lacra.
    Y que se permita, me indigna.

    Abrazo, Patty.

    ResponderEliminar
  11. Es como una mala epidemia que no deja de causar daños y algunos irreversibles.
    Nos tenemos que concienciar, unir fuerzas y propagar el NO AL MALTRATO.
    Mi ordenador vuelve a funcionar y espero sea para largo.
    Ya tenía ganas de entrar en tu faro, devolverte la visita y dejarte un fuerte abrazo.
    Kasioles

    ResponderEliminar

Agradezco de todo corazón tu visita y sobre todo tus comentarios, besos :*