25/1/20

Lo que pasamos a diario hoy en día...


¿La violencia es una enfermedad social?

Vemos que hay sociedades mas violentas y menos violentas.
Momentos históricos violentos y periodos más calmos.
Hay todo tipo de violencia, política, racial, religiosa, por el territorio, las riquezas naturales o la que nos ocupa hoy en nuestro país: la violencia social, la diaria, la que nos roza desde que nos levantamos y decimos "buen día" en el almacén y nadie contesta, por poner un suave ejemplo.
La experiencia de distintos países, nos muestran que la cultura o la organización económico-social, son determinantes en el aumento o la disminución de la violencia social.
Veamos nuestro presente.
Todo comienza con las palabras.
Cuando definimos la violencia social como enfermedad, estamos diciendo que su gente, ya no la controla.
Convertida como un virus, se contagia por imitación.
Resulta una respuesta aprendida, mecánica. Repetida hasta el hartazgo.
El que habla con odio invita a la acción directa, una acción, conlleva una reacción.
La violencia social como enfermedad, en la argentina toma una forma particular. Una silenciosa epidemia. Hasta el chisme es parte de la violencia encubierta.
Muchas mentiras como en un tobogán derivaron en la falsa autenticidad, en la calle, en la escuela o el trabajo. Va sumando. Orada, corro en día a día.
Entonces los personajes públicos, de todo tipo como políticos, periodistas o animadores no reconocen a sus dichos como violencia simbólica ...se consideran a si mismos como auténticos representantes de la voz ajena.
Quien habla descalificando, injuriando, despreciando, desde un medio masivo habilita la agresión.
El padre le pega al hijo y a la mujer.
Los hermanos se odian.
Los vecinos se agarran a trompadas.
Los jóvenes se matan de noche.
Los ladrones consideran lo suyo un trabajo.
Todos esgrimen alguna explicación con una lógica propia. Nadie reconoce lo violento del mensaje.
Un profesional explica la importancia de la convivencia familiar para la salud y alguien dice:" yo no le doy bola... me manejo por las mías... puro bla bla como si fuese tan fácil poner los puntos."
La violencia social tiene sus propagadores que desconocen las consecuencias de sus palabras, porque siempre rebotan en el otro..."mientras no me toque"...
La violencia avanza como un virus que destruye el entramado social. Los engranajes reflexivos, perdieron su rol. Ya no se piensa antes. Se reacciona. Se accionan los disparadores.
Las diferencias exageradas, la frustración y el consumo de química y alcohol, para no pensar el futuro, aumentan la enfermedad social.
Y si respondemos con argumentos racionales a los ideólogos de la violencia...quizás sea el principio de la cura...

Hasta cuando!!!!



6 comentarios:

  1. Hola Patty, yo también me hago esa pregunta de ¡¡Hasta cuando!! Si se continúa así el virus acabará con todo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Es así. Una pena.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Sí, es un virus que se extiende. Sé que hay personas de buen corazón capaces de resistirse.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  4. Many Thanks for the shared this informative and interesting post with me.
    Slither 2020|io Games Mods 2020|Doge miner 2

    ResponderEliminar
  5. Hola, Patty. Una magistral reflexión sobre esa lacra que se extiende por todo el mundo y de diferentes formas, contra la que solamente hay una forma de luchar, como tu bien dices, con el uso de la palabra. Ojalá que algún día acabe esto, pero, lo veo muy difícil.
    Un fuerte abrazo, amiga.

    ResponderEliminar

Agradezco de todo corazón tu visita y sobre todo tus comentarios, besos :*